Se hallaron en su día en Becerril sílex labrados y hachas de piedra pulimentada, más un hacha de bronce propio de esta edad . Asimismo en el museo de Comillas se guardan objetos ibéricos, como por ejemplo una cabra de bronce, prueba inequívoca de una vida íbero-romana en esta villa, amén de un castillo, sarcófagos romanos, etc.

Fue poblada esta zona por los vacceos, una de las primeras tribus celtíberas, donde dejaron grandes subterráneos y silos. Gozó becerril de gran importancia como cabeza de las behetrías castellanas, erigiéndose en destacado foco de la vida política, cultural, y artística entre los siglos XIII al XVI. El museo (arqueológico) de Palencia conserva dos magníficos bustos romanos, datables en el siglo II d.C.

Parece que esta zona fue poblada por los Visigodos y tras la invasión musulmana a la que siguió un periodo de despoblación, Alfonso III la repoblaría en la 2ª mitad del siglo IX. Rigió en la villa por largo tiempo de la Edad Media la Casa de Lara, siendo más adelante cabeza de Behetrías, esto es; libre de elegir Señor. Pero sería con el Renacimiento cuando el pueblo lograría ser un foco de cultura nacional, con destacadas autoridades en los ambientes eclesiásticos, políticos y artísticos. Tenía entonces Becerril siete iglesias y dos ermitas, de ellas se conservan aún cinco iglesias, antes parroquias, una ermita y un humilladero, lo que revela ese auge.

La parroquia de Santa Eugenia comenzó a ser construida en 1536 por Rodrigo de Hontañón y Alonso de Pardo, si bien no finalizaron las obras hasta el s. XVII. Aquí se guardan las obras artísticas propias y algunas de las de las demás iglesias. Sobresale sobre manera las tablas de Berruguete (actualmente se encuentran en el museo de Santa María), una Virgen con el niño y un Crucifijo de Juan de Juni y diversas esculturas del gran Alejo de Vahía, vecino de Becerril.

Hoy la iglesia de Santa Maria es un museo provincial restaurado por la Diputación. Lamentablemente las iglesias de San Martín,  y San Miguel se han convertido en auténticas ruinas, algunas de ellas han sido rehabilitadas aunque no en su totalidad. Además Becerril conserva una parte de una antigua muralla y una fuente del s. XVI en la plaza, al lado de Santa Eugenia. La ermita del Cristo de San Felices guarda varias imágenes góticas de los siglos XIII y XIV.