Cristo de los Pastores

En la Ermita del Cristo de San Felices (último domingo del mes de Septiembre)

En 1718 se fundó la “Cofradía de los pastores” admitiéndola y aprobándola el Ilmo. D. Francisco Ochoa, fundada, según resulta de sus estatutos, con el motivo de hacer bien y ayudar a dicha ermita con sus limosnas anuales, a cuyo fin en el capítulo 8º de su regla determinaron: “que cada uno de los cofrades tenga obligación a guardar dos reses del ganado lanío de esta ermita de limosna con condición que de los bienes de dicha ermita se haya de pagar la limosna de doce misas por cada hermano y seis por cada hermana cuando mueran”.

Esta “Cofradía de los pastores” , celebraba sus fiestas el primer domingo de octubre, que con el tiempo se trasladó al último domingo de septiembre, por coincidir aquella con la recogida de la uva en la villa. Es costumbre en esta celebración poder reunirse todos los del gremio y degustar productos tan típicos de la tierra como el lechazo, correr los novillos,… También apuntar que en la procesión de por la tarde los cofrades iban bailando detrás de la figura de Cristo.

En el Libro de entrada de Comunicaciones del año1932, queda reflejado losiguiente:

“Vista la instancia que con fecha 29 del mes actual, presentan en este Gobierno Civil los vecinos de esta villa que la subscriben Don Néstor Reol Carrancio y Don Facundo Andrés Reol, solicitando mi autoridad el competente permiso para celebrar tres corridas de novillos que tendrán lugar los días 1, 2 y 3 del próximo mes de Octubre en la Plaza Provisional destinada al efecto en esta localidad, y vista a sí mismo las certificaciones que acompañan referentes a las condiciones de seguridad de la Plaza destinada a la lidia y enfermería en caso de las atribuciones que me están conferidas por el Reglamento Oficial para la celebración de espectáculos taurinos de 12 de julio de 1930 y demás disposiciones vigentes, he acordado conceder el permiso que se solicita siempre que bajo su exclusiva y personal responsabilidad se cumplan la prevenciones siguientes:

  1. En la lidia no podrán intervenir más que los diestros que se relacionan en la instancia, que no podrán ser menores de 16 años, siendo preciso que los mayores de esta edad y menores de 23 estén previamente competidos para tomar parte de los espectáculos por sus representantes legales.
  2. Las reses destinadas a la lidia no excederán de la edad de 2 años.
  3. Bajo pretexto alguno será consentida permitida la permanencia en el redondel de personas distintas a las autoridades durante la lidia, debiendo en caso preciso llegar a la suspensión del espectáculo tan pronto como aquello se intentara realizar por el vecindario, a cuyo efecto podrá reclamar el auxilio de la fuerza del pública.
  4. Debe ser cumplido con toda exactitud lo prevenido en el Reglamento Oficial de espectáculos taurinos de 12 de julio de 1930 y R. O. de 13 de junio de 1929, así como las prevenciones contenidas en la certificación expedida por el Arquitecto Don Antonio Camiñas, lo más importante es que cada espectador ocupara su localidad precisa y únicamente la que perteneciera, prohibición de todos los desplazamientos individuales o en masa cualquiera que fuere la causa que se alegare, sobre cada trozo de las diversas banderillas solamente permitirá apoyarse al espectador, que según su localidad tenga derecho a disfrutarla, y prohibido terminantemente que ninguna especie de público se situe bajo los tablados.
  5. De la celebración de los espectáculos y de cuantos incidentes en el mismo ocurran me dará usted inmediatamente cuenta.”
    Esta ha sido la festividad por excelencia de Becerril de Campos desde el S.XVIII, hasta bien avanzado el S. XX. Cuando, como es sabido por todos, pasó a ser nuestra fiesta oficial San Isidro Labrador, Patrón de Becerril de Campos.