Fiesta de invierno (San Antón)

17 de Enero

En este día se celebraba una Eucaristía, con la que se conseguía llenar la iglesia, e incluso había personas que la escuchaban fuera del recinto. En los atrios del templo se admiraba una bonita estampa al poder ver llegar a las caballerías engalanadas con; arreos, esquilas y cascabeles. El sacerdote salía a bendecir los animales, mientras el público aplaudía el acto. Solían dar tres vueltas a la iglesia, dando fin a la parte religiosa.

Era tradición en la Iglesia San Pedro, que los mozos más “caraduras” al amparo del Santo, comenzasen a decir puyas o refranes que contenían alguna que otra crítica (suave) a la gente del pueblo.

Esta fiesta ha perdurado hasta nuestros días. En la actualidad se celebra una misa. Después en el atrio el cura párroco bendice a los animales y se recitan composiciones poéticas dedicadas al Santo, en compañía de la música de los dulzaineros y en multitud de gente ataviada para la ocasión; con capa, sombrero y bastón, para recuperar la tradición. Y así conseguir que a nuestros animales, San Antón, les de la bendición.

También, es propio en este día en la actualidad, obsequiar con jijas, morcilla y un buen vino y cerveza Bresañ (elaborada en la localidad) a los asistentes.